Estructuras Organizativas Descentralizadas  

Partiendo de la base del pensamiento económico, en el que las necesidades del ser humano son infinitas y los recursos son finitos, sumado al concepto de la especialización, no sólo se explica el intercambio de bienes y servicios y consigo el inicio de la economía, sino que con diferentes elementos que se han ido incorporando llegamos a comprender el porqué de las Estructuras Organizativas Descentralizadas que se presentarán los próximos años.

Producto de la globalización, los usos y costumbres de los profesionales se van modificando, buscan maximizar bienestar y minimizar costos.  Esto se da no sólo por el instinto del hombre, sino también por estar inmerso en un mercado altamente competitivo en donde sólo sobreviven las compañías que se adaptan a los cambios y con capacidad de capitalizar las innovaciones tecnológicas.

Con el tiempo, la globalización logrará homogeneizar y estandarizar los procesos de producción de bienes y servicios, permaneciendo aquellas formas de hacer las cosas de tal manera que resulten más efectivas y eficientes.

En definitiva, todos los países o regiones tienen sus hábitos, usos, costumbres y formas de generar bienestar, aunque ninguno es suficientemente capaz de sostener un sistema ineficiente por mucho tiempo, en un mundo tan integrado y competitivo.

Uno de los elementos más importantes que forma parte de la globalización es el medio de comunicación bien conocido por todos, denominado Internet.

Dichos usos y costumbres se encuentran influidos de manera directa, entre otras cosas, por la disponibilidad de nuevos conceptos y herramientas disponibles por y a través de la Internet.

Compañías como Google, que se han ocupado de almacenar contenido y otras como LinkedIn que se han ocupado de interconectar usuarios de información, modifican el concepto de hacer negocios y es por eso por lo que las empresas deben adaptarse a dichos cambios y deben mutar para lograr permanecer en el tiempo.

Cuando hablo de mutación, me refiero a la necesidad de adaptación de las empresas y, en especial, a su Estructura Organizativa.

Cada vez, es más común escuchar sobre Fragmentación e Integración, siendo éstas dos acciones inmediatas en las que una empresa puede recurrir buscando aumentar los beneficios y disminuir sus costos.

En un escenario de fragmentación, las grandes compañías se fragmentan para poder hacer mejores seguimientos y evaluaciones de resultados.

En un escenario de Integración compañías se concentran a través de fusiones y adquisiciones, nos dirigimos a un futuro en donde habrá menos empresas y más grandes.

Estas estructuras generan diferentes niveles de gestión, con lo cual, diferentes niveles de estrategias y planes de acción.

Es importante que estas se encuentren alineadas y sincronizadas para minimizar sus costos y maximizar sus resultados.

Quiero destacar la necesidad de pensar en cómo adaptar nuestras Antiguas Estructuras a Estructuras Organizativas acordes a las necesidades de los próximos años.

Las compañías tienen que captar y contar con Distinguidos Profesionales que tienden a elegir, cada vez más, trabajar en forma independiente o en pequeñas estructuras altamente especializadas e integradas en redes sociales profesionales por donde generan sus oportunidades de negocios, con el objetivo de ampliar el mercado objetivo.

En muchos mercados y en los de servicios profesionales en especial, los recursos humanos están tendiendo a trabajar por objetivos y/o resultados, haciendo posible que las personas elijan qué hacer, midiendo la retribución económica, dándole cada vez más valor a la satisfacción personal, el crecimiento profesional, la profundización de su especialidad, la generación de contactos y a buscar calidad de vida por sobre la cantidad de trabajo.

También nos debemos anticipar a lo que será la segunda era de la Automatización. En la década del 90 vivimos años en donde la automatización de procesos utilizando conceptos de hidráulica, neumática, robótica, entre otros… dejaban sin trabajo a personas que “hacían tareas repetitivas”.

 

En el tiempo que transitamos, estamos viendo la aproximación de una segunda era de la automatización de procesos utilizando conceptos de Inteligencia Artificial, que dejará sin trabajo a todas las personas que “tomen decisiones repetitivas”. Para ser más claro, no van a desaparecer los Centro de Atención Telefónica (Call Centre), sino los operarios de los call centers; no van a desaparecer los Centros de Control de Cámaras de Seguridad, sino los operarios de esos centros. no van a desaparecer las agencias de turismos, sino las personas que las atienden no desaparecerán las estaciones de servicios de combustible, pero sí las personas que nos asisten y nos cobran; no van a desaparecer los peajes en las autopistas, pero si las personas que están en las garitas, …

 

Mirar el mañana para pensar nuestro proyecto de negocio no solo para el presente sino para el futuro inmediato, como así también hacer las reestructuraciones adecuadas en nuestros proyectos que ya se encuentra funcionando para inmunizarlo de los cambios de mercado, debe formar parte de nuestro día a día.

Antonio Bonilla

 

 

Empresa basada en el Valor

La búsqueda de la maximización del valor de la empresa y no la pura rentabilidad es donde radica la estrategia de las empresas exitosas.

La maximización del valor tiene efectos más positivos a medio y corto plazo para una empresa, mientras que la rentabilidad vendrá aparejada y será una consecuencia de esta maximización del valor.  Hoy en día, muchas empresas siguen y ponen en práctica esta estrategia para lograr y alcanzar el éxito.

Las habilidades de los Directivos y particularmente el coraje de correr riesgos en la toma de decisiones, son fundamentales a la hora de organizar y llevar a delante un proyecto de trabajo.

La toma de decisiones por parte de los directivos de una empresa debe radicar en la habilidad para invertir el dinero en lugares donde éste genere más valor; y no en juntar y almacenar dinero para protegerse de futuras complicaciones, sólo así se llevará la empresa a la ruina.

 

“Un directivo de empresa miedoso se asemeja a alguien que quiere ser piloto de fórmula 1 pero conduce “conservadoramente” a 50 km por hora para evitar riesgos.  Se destacará, pero no precisamente por ser bueno en lo que hace.”

 

Quienes atesoren y guarden los ingresos de manera excesiva en una compañía sin generar valor, tarde o temprano será reemplazado por competidores más arriesgados y con mucha más intuición empresarial.

Está claro que al gastar se arriesga mucho, pero si la decisión de elegir las variables impulsoras del valor es acertada, se podrá acceder a proyectos de mayor envergadura, con mayores compromisos y que serán mejores remunerados.

Si una empresa de servicios decide escatimar en cuanto a Management, Alianzas, Gestión Interna, Calidad, RRHH, Imagen Corporativa, Marketing, Formación, además de quedarse atrás en relación con sus competidores, a largo plazo quedará fuera del mercado.

El flujo de caja hoy y el no invertir en profesionalización es arriesgar a la empresa en el futuro.

La empresa “Ganancia Hoy” tiene un flujo de caja mayor “hoy” pero ese flujo de caja comienza a disminuir con el paso del tiempo debido a que la empresa “Valor Hoy” decidió invertir en cosas que generan valor “hoy”. Mirando a mediano y el largo plazo la empresa “Valor Hoy” terminará por eliminar del mercado a la empresa “Ganancia Hoy”.

Si crees que la economía no es para ti porque no la entiendes, hay muchos libros que te ayudarán a entenderla, por ejemplo:

  • Economía para todos de Roberto Cachanosky
  • Finanzas para Profesionales de Marketing y Ventas de Joan Massons

 

Antonio Bonilla

¿Qué es la Confianza?

La confianza es un juicio de valor que una persona hace sobre otra basándose en tres vectores:

  • Conocimiento Técnico – Asociada al Saber.
  • Competencias y Habilidades – Asociada al Hacer.
  • Inteligencia Emocional – Asociada al Querer.

Entonces, un Líder debe saber realizar juicios de valor sobre cada una de las personas de su equipo y a partir de ese juicio de valor, delegar tareas acordes.

Y si a la persona le faltara algún conocimiento técnico o alguna competencia o habilidad, el líder debería subsanar sus debilidades con las fortalezas de otro recurso para que los resultados sean los deseados.

Esto lo hacemos en forma natural, sin pensar en la evaluación de estas tres variables mencionadas y es por eso por lo que ciertas personas nos generan confianza para delegarle una función y no para delegarle otra.

Es muy útil aprender a hacer juicios de valor de forma analítica y entender cómo funciona nuestro razonamiento para que podamos ser conscientes y complementar debilidades transitorias con recursos del equipo.

El Líder es el responsable en el 100% de todos los errores del equipo y aquí aprovecho para introducir el concepto de Responsabilidad.

Todos y cada uno de nosotros somos 100% responsables por las cosas que suceden en nuestra empresa. Entendiendo esto, podremos corregir cualquier imperfección o fallo que tengamos.

No sirve de nada victimizarnos o ponernos en la cómoda posición de responsabilizar a otro, porque de esta forma nos inhabilita a tomar acciones correctivas.

Dicho esto, y sabiendo ahora qué es la Confianza, deducimos qué es la Auto-Confianza: es el Juicio de Valor que nosotros hacemos sobre nosotros mismos, basados en esos tres vectores. Y esta Auto-Confianza no es más ni menos que Auto-estima.

De joven,  jugaba a unas máquinas donde matábamos naves espaciales, simulando a Stras Wars. Cuando pasaba las tres pantallas siempre miraba cuantas vidas me quedaban y en función de la cantidad de vidas o energía era la predisposición a ganar con la que iniciaba el siguiente nivel.

Cuando tienes una oportunidad más, ¿Sueles arriesgar? También pasa en el tenis, no es la misma potencia la del primer tiro del saque que la del segundo.  El segundo es más conservador, lento y preciso, para asegurar que entre la pelota en la cancha.

Para poder emprender, debes tener la autoestima alta y es por eso por lo que tienes que aprender a realizar ese Auto-Juicio de Valor para marcar el camino del aprendizaje y mientras tanto, de los resultados de ese auto-juicio, debes aprender a felicitarte por lo bueno que eres, no castigarte con conversaciones internas por aquellas cosas que no estás consiguiendo ser todavía.

Hay una Técnica que te sugiero y consiste en describir el pasado como una onda senoidal, allí se describen los sucesos positivos y los sucesos negativos que hemos vivido hasta el día de hoy.

A partir de ese análisis podemos decir que nuestra Autoestima de hoy, es la integral de esa onda.

Ahora, qué pasa si nos Asociamos a las cosas buenas que nos han ocurrido en nuestro pasado y Disociamos de las cosas no tan buenas.

Esto en matemáticas es como hacer el valor absoluto de la señal, en la práctica sería buscar el aprendizaje a cada suceso de nuestra vida. Y esto ¿Para qué?

Para que cuando calculemos esa integral, nuestra Autoestima se maximice y tengamos la motivación necesaria para ir en busca de nuestros sueños.

Insisto en que un emprendedor debe tener la autoestima muy alta, es la gran fórmula para persistir.

Antonio Bonilla

Motivación e Inspiración

La palabra motivación deriva del latín motivus o motus, que significa causa del movimiento.

Inspiración viene del latín inspirare que significa respirar hacia dentro, excitar, inflamar, instilar o implantar…

Se dice que un rey francés le pidió a Leonardo Da Vici que pinte su mejor obra para él y que por ello le iba a retribuir con cien escudos de oro.

Sin lugar a duda, esa recompensa motivó a Leonardo a pintar una gran obra de arte, pero esta no fue su mejor obra.  Su mejor obra la realizó producto de su Inspiración retratando a Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo, más conocida como La Gioconda.  Una obra que luego pasó a manos del rey francés Francisco I, quien la habría comprado por un importe de 12.000 francos (4.000 escudos de oro).

La inspiración es una fuerza impulsora en tanto que la motivación es una fuerza tractora.

Es importante tener motivos para despertar a la acción, pero es más poderoso lograr un estado de Inspiración y para ello es necesario conocernos, saber de nuestro propósito, nuestros sueños… porque ahí está el núcleo de nuestra energía emocional y, en consecuencia, energía corporal.

Sin un motivo es muy difícil generar motivación y sin un propósito es muy difícil generar inspiración.

Cuando emprendes un proyecto, y cuando hablo de proyecto puede ser un negocio, viaje, carrera universitaria y hasta un proyecto familiar. Te vas a encontrar con altibajos, caídas que no podrás evitar porque muchas de ellas no dependen de nuestro accionar, sino de agentes externos.

No podrás controlar esos agentes externos, pero sí puedes controlar tu reacción ante ellos. A veces, tenemos las mejores intenciones y eso que esperamos que suceda, no sucede.  No decaigas.

Lo importante no es no caerte, lo importante es levantarte después de cada caída.

Y para levantarte, muchas veces no es suficiente con tener un motivo, en ocasiones necesitarás generar inspiración recordando y teniendo muy en claro cuál es tu propósito.

Procura alinear: Propósito, Sueños, Objetivos, Plan de Acción.

 

Antonio Bonilla

La próxima Hipótesis de tu Negocio…

Las personas exitosas e independientes son aquellas que tienen dos perfiles desarrollados: el técnico y el comercial (o el empresarial).

Soy de la idea de que, si una persona es consciente de que sólo tiene uno de los dos perfiles desarrollado, necesariamente deberá buscar un socio complementario.

Es una condición necesaria pero no suficiente, ya que también deben coincidir en el camino que van a transitar juntos. Ambos deben tener las mismas ambiciones; quizás no los mismos objetivos personales, pero sí el camino para lograrlo. Deben seguir el mismo sentido y dirección.

El respeto mutuo de sus especializaciones, la delegación de tareas, la fijación de las obligaciones y responsabilidades, la claridad de las acciones, la vocación y el diálogo permanente son las claves para garantizar el éxito de una sociedad.

Las sociedades en promedio suelen durar diez años y por diferentes razones los socios se separan, venden sus partes, fraccionan los negocios… pero, así y todo, diez años es mucho tiempo.

Si hacemos una cuenta rápida y consideramos que interactuamos con nuestro socio doce horas diarias, y lo comparamos con el tiempo que estamos con nuestra esposa/o, despiertos, esto nos da una relación de 3 a 1; y desafortunadamente muchos, pero muchos matrimonios duran menos de diez años.

Intento decir que elegir un socio para los negocios es un tema sumamente difícil, tan difícil como conseguir conciliar un matrimonio.

Podríamos decir que un socio complementa con su fortaleza nuestra debilidad. Y sí, eso es hasta que uno siente seguridad y ha minimizado o extinguido sus debilidades.

Alguno de esos casos lo podemos ver con cantantes que dejan sus bandas para transformarse en solistas. Para ellos el haber formado un equipo fue una acción temporaria en la cual la han usado como un tiempo de entrenamiento, un tiempo de incremento de la autoestima, auto seguridad necesaria para lograr la independencia.

De todas formas, como es muy difícil ser autónomo en todas las áreas de una empresa, podemos contar con Mentores, Consultores y Coach. Ellos con su especialidad complementan nuestra falta de conocimiento, pero ya desde una posición menos comprometida con el proyecto porque ya ni el éxito ni el fracaso del negocio le impacta directamente en su bolsillo.

De todas formas, aunque así sea, siempre es bueno tener una compañía en este duro camino, simplemente para que las penas se dividan en dos y las alegrías se multipliquen por dos.

Te deseo lo mejor en la búsqueda de tu próxima Hipótesis de Negocio o Socio y no olvides que éste debe ser complementario con tus conocimientos, competencias y habilidades.

 

Antonio Bonilla