¿Qué es un Emprendedor Frustrado?

Puedes tener una buena idea, capital, un buen equipo de trabajo y grandes posibilidades de desarrollar tu emprendimiento de manera exitosa, sin embargo, todo esto puede transformarse en nada si no cuentas con un soporte emocional cuando te sientes frustrado.

Pero ¿Qué es un emprendedor frustrado?

Caes en esta categoría si has iniciado un negocio, has luchado por tus ideas, le has invertido todo tu tiempo, tu dinero, has sacrificado a tus seres queridos y tus hobbies, trabajas 24/7 y aún así no has conseguido ver los resultados de tu empresa, lo que te provoca ese sentimiento de tristeza, decepción y desilusión de no poder cumplir tus metas como te lo habías propuesto.

Si te sientes así, es comprensible, ya que lo que antes te exigía un jefe ahora te lo exiges a ti mismo, al mismo tiempo que la haces del patojo chispudo que trata de sacar todo el trabajo, se encarga de todos los oficios y tiene que mantener un exterior impecable y con un estado de salud y ánimo óptimos para que tus clientes no piensen que no puedes.

Antes de tirar la toalla, considera que hay aspectos negativos por los que pasan muchos emprendedores y que hasta cierto punto son parte del proceso de emprender:

  • Trabajo demasiado, y no veo la recompensa
  • No entiendo que quieren de mí los clientes. No entienden mi empresa
  • Me mantengo en una lucha constante para mantenerme relevante
  • Vivo con temor de no tener éxito
  • No me siento apoyado (por mi pareja, mi familia, mis amigos, el gobierno, los bancos…)
  • Administrar el tiempo es muy difícil
  • No sé nada de leyes, ni de impuestos
  • Estoy compitiendo con empresas muy grandes
  • Estoy perdiendo todo mi dinero y ya no tengo capital
  • Mi equipo de trabajo no entiende mi empresa, no le pone el mismo interés que yo
  • Me encanta lo que hago, pero no quiero agotarme

Esto es algo por lo que pasamos todos los emprendedores, y es aquí donde se te presenta la oportunidad de plantearte nuevas estrategias, trabajar en tu marca personal, y definir tu Cliente Objetivo.

Durante tu camino cuando emprendes seguramente te encontrarás con muchos obstáculos y esto puede causarte un sentimiento de frustración como emprendedor, pero no dejes que eso te detenga, al contrario, toma aire, y enfócate, aquí te dejo unas sugerencias que te pueden ayudar.

  1. Piensa positivo, concéntrate en tus objetivos

 Sabemos que pensar positivo es un consejo que te dan para todo, y que es más fácil decirlo que hacerlo, la verdad es que para poder salir de tu frustración tienes que concentrarte en lo que sí está funcionando; muchas veces que los resultados no sean los esperados, no nos deja ver más allá de lo negativo, emprender es un proceso y es tu pasión eso es lo que debe moverte.

Concentrarte en tus objetivos te dará la pauta para tomar mejores decisiones y hacer mejores estrategias, todas tus acciones deben de ser congruentes con tu propósito, misión, visión, valores y objetivos; a veces, al desviarte de estos puedes generar más frustración.

  1. Perfecciona tu Equipo de apoyo

 En general, rodearte de las personas indicadas puede aportarte éxito y abundancia a tu vida; tu círculo familiar como de amistades debe estar conformado por personas que te aporten a tu vida y a tu emprendimiento; no se trata de conseguir benefactores, si no de estar rodeado de personas que apoyen tus ideas, quieran verte triunfar y sobre todo que no te dejen rendirte.

Muchas veces emprender significa dejar amistades que se consideran tóxicas o que no te aportan a tu vida y sólo te hacen perder el tiempo; saber qué quieres de la vida y cómo vas a lograrlo, te pone en un grupo distinto de personas. No te sientas mal si perseguir tus sueños te obliga a cambiar de amistades o sacrificar un poco el tiempo con los que amas, si los que te quieren te apoyan, te ayudará a combatir la frustración en los momentos de crisis. Tener a alguien que esté contigo en las buenas y en las malas, hará la diferencia.

  1. Pide consejos

 Pedir ayuda es una de las incomodidades más grandes que vivimos los adultos, pero no puedes dejar que esto sea un impedimento, sobre todo cuando te encuentras frustrado con un dilema o crisis. Ten presente que siempre habrá alguien que sepa más que tú y que ya haya pasado por lo que tú estás viviendo, es por eso por lo que debes empezar a buscar relacionarte con otros emprendedores, busca blogs, eventos, webinars etc., la experiencia de otros puede enriquecer la tuya, un buen consejo recibido e implementado a tiempo, te puede ahorrar varias frustraciones en el camino de emprender.

  1. Evalúa a tu equipo de trabajo

 Puede ser que tú estés dando lo mejor de ti en tu nueva empresa, es tuya, pero muchas veces nos sentimos frustrados cuando las personas que conforman nuestro equipo de trabajo no se “ponen la camiseta”; una de las cosas que debes evaluar es si realmente creaste tu equipo con personas que compartan tus ideales, que entiendan el propósito, la misión y visión de tu empresa, que amen lo que estás haciendo o simplemente estás trabajando con las personas que tienen menos experiencia o más necesidad porque sale más barato.

Recuerda, esta es tu empresa, tendrás que ir formando poco a poco un equipo que le sea leal, no sólo a la organización, sino a lo que hacen, si todos están motivados te ayudarán en los momentos en que sientas que no puedes o no vale la pena continuar.

  1. Para, analiza, evalúa y reestructura

 Tal vez lo estás haciendo todo bien, has seguido todos los consejos y has ido a todos los talleres y aun así no logras sentirte exitoso en tu emprendimiento. En esos momentos deberás tomarte un tiempo y replantearte todo, es decir, tendrás que leer todo lo que puedas y analizar todos los componentes de tu empresa, misión, visión, organigrama, estrategias de marketing, tus productos, tus servicios, proveedores, hacer un análisis DAFO y una de las 5 fuerzas de Porter, PESTEL, y cualquier otra matriz que se te ocurra, que te sirva a realmente evaluar que necesitas cambiar y mejorar.

Ser emprendedor te obliga a estar bien informado sobre todo lo que pase alrededor de tu negocio y la industria donde te desenvuelves, debes aprovechar en los momentos de frustración para realmente estudiar el mercado y perfeccionar aquellas cosas que diste por hecho o dejaste de lado; cosas tan sencillas como una nueva página web que sí se ajuste a tu negocio, un nuevo plan de marketing, formarte en aquello que creas necesario o simplemente tomarte unas vacaciones, pueden servirte para poner en perspectiva los problemas y atacarlos uno a uno.

Si te decides y emprendes, puede que fracases o tengas éxito, lo importante es que no dejes que la frustración sea un factor determinante para tirar lo toalla al emprender. Toma en cuenta que las crisis son como tormentas, te hacen pasar malos ratos, pero no duran para siempre; rendirte en una época de crisis es negarse a explotar tus conocimientos, a demostrar que hace falta mucho más para vencerte y por sobre todo es negarte al éxito.

 

Antonio Bonilla